La Periférica - N°8 - MEJOR QUE DECIR ES MOSTRAR